El uso de las Tecnologías de la comunicación, la materia pendiente en la aulas

En el 2015 se produjeron 390 ciberdelitos de explotación sexual que implican a menores

“Siguen produciéndose conflictos, porque en muchas ocasiones los alumnos vienen con los problemas de dependencia o emocionales desde el colegio”

reportaje-p-e
Pasillos del IES los Cristianos, en la provincia de Santa Cruz de Tenerife

La sociedad se ha visto afectada por profundas transformaciones estructurales en menos de cincuenta años. Como señala el catedrático en sociología y en tecnologías de la comunicación Manuel Castells, este cambio ha sido sobre todo tecnológico y empieza a esbozar una nueva era en los años noventa, una época a la que le atribuye el nombre de “sociedad informacional”.

Numerosos investigadores ante las nuevas perspectivas planteadas por la red inciden en los peligros que se asocian a un ámbito en donde, según la revista Science, el 97 % de la información que se distribuye está digitalizada. La disyuntiva generada entre los sectores más innovadores y los conservadores sigue debatiéndose en todo el mundo propiciado por el aumento del ciberdelito y por la falta de conocimiento sobre seguridad informática. En julio de 2016 publicaba el diario El Mundo las afirmaciones rotundas de Ignacio Cosidó, máximo responsable de la Policía Nacional, que exponía que este año sería el primero en el que el número de ciberdelitos es mayor que el de crímenes violentos en España.

La poca conciencia sobre estos temas también preocupa en una sociedad en donde existe una brecha generacional significativa entre los llamados nativos digitales y los nacidos en un periodo anterior al de la normalización de las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación). La educación constituye un pilar fundamental tanto para padres como para alumnos, puesto que los primeros no dominan el manejo de dichas tecnologías y los segundos carecen de experiencia vital. La mayoría de la población desconoce la información que se otorga a cualquier ente a través de internet con cosas tan sencillas como la aceptación de la política de cookies de una empresa o la facilitación de una cuenta y contraseña.

El mal uso de las nuevas redes para comunicarse está generando grandes problemas a escala global. Prácticamente a diario los medios de comunicación publican un nuevo caso de ciberbullyng o acoso que se produce facilitado gracias a estas nuevas tecnologías. Gran parte de lo casos implican a menores que por su falta de formación y  edad – en el momento de conectarse – quedan totalmente desprotegidos y vulnerables ante cualquier engaño en la red.

España a la cola en educación TIC

Según un estudio elaborado en el marco de la Unión Europea de Safer Internet and online technologies for children (2008), España es uno de los países que mayor número de ordenadores personales presenta entre los más jóvenes. De forma paralela, escasea en su sistema educativo una formación en medios de comunicación y TIC. Estos datos distan mucho de los de Finlandia, considerada como uno de los referentes mundiales en cuanto a su sistema educativo y que justamente es uno de los países en los que menos se incita al uso de las tecnologías de la comunicación. Asimismo, a nivel mundial destaca la difusión en redes sociales de métodos para erradicar la discriminación en las aulas como el denominado KiVa que promueve la convivencia entre alumnos y la inclusión social mediante dinámicas de grupo.

La preocupación de numerosos padres frente a esta cuestión, en general, es inexistente ya que dentro del ámbito familiar no suelen hacer un seguimiento o control de cómo es el uso de las tecnologías de la comunicación por parte de sus hijos. Así lo explica Rosa María Gómez del Pino, licenciada en Psicopedagogía por la Universidad de La Laguna y que trabaja como orientadora con los alumnos del IES los Cristianos, un instituto situado al sur de la isla de Santa Cruz de Tenerife. La experta psicopedagoga señaló la importancia de la educación primaria como base para solucionar estos problemas: “Con toda la información que ofrecemos en el centro siguen produciéndose conflictos, porque en muchas ocasiones los alumnos vienen con los problemas de dependencia o emocionales desde el colegio”.

Mientras en Finlandia la educación primaria es una de las mejor pagadas y en donde la cualificación de los profesores es de las más altas, en España es totalmente al revés. Las mejores dotaciones económicas se destinan a las universidades, institutos y en último lugar a los colegios. Además, todas las cifras correspondientes a la financiación se encuentran muy por debajo de la media europea que analiza Education at a Glance (un estudio de la OCDE).

No se pueden desestimar los casos que se podrían evitar con la implantación de una legislación que favorezca la resolución de estos conflictos en las escuelas. Un ejemplo sería establecer un plan de actuación contra el bullyng y el ciberbullyng (este último facilitado gracias a las TIC), como ya se ha hecho en otros países. Rosa María relató un caso de violencia de género: “ Leire (nombre ficticio) recurrió a mí porque su novio ejercía sobre ella un maltrato tanto físico como mental. El control que se puede tener sobre tu pareja desde un dispositivo móvil alcanza un valor inimaginable”.

Sin embargo, no es el único caso que ha observado. Burlas a través de la aplicación de Whatsapp hacia profesores que han terminado en bajas por depresión, difusión de fotografías sin consentimiento, suplantación de identidad, casos de sextorsión, … “Una de las experiencias más llamativas que he vivido ocurría hace apenas unos años, cuando un grupo de alumnos difundió por internet un vídeo en el que aparecía una chica a la que le colocaban una bolsa de plástico en la cabeza por sorpresa, y se burlaban de ella”- prosiguió Gómez del Pino.

El ciberdelito, el aparente desconocido para los adolescentes

Internet brinda grandes oportunidades a los delincuentes por la posibilidad que ofrece de pasar desapercibido, ser anónimo o incluso, convertirse en otra persona. Las gente más ingenua y las menos formada es más propensa a ser engañada – igual que en la vida real – pero en internet el peligro puede ser de mucha mayor magnitud por el concepto de viralidad (referido a la facilidad de algo para difundirse rápidamente). Según Ignacio Cosidó, máximo responsable de la Policía Nacional, de 750 delitos en la red en los que se implicaba a menores, 390 lo fueron por explotación sexual durante 2015.

Explotaciones de personas adultas a niños o de adolescentes a adolescentes, la diversidad de delitos e implicados es infinita. Lo que sí está claro es que la prevención está siendo insuficiente. Hasta que se tomen medidas prácticas en cuanto a este tema, ¿qué se puede hacer al respecto? Un inspector de la Policía Nacional en Canarias aconseja a los padres establecer puntos comunes con sus hijos para el uso de los ordenadores y otros dispositivos con el fin de supervisar sus actividades y establecer vínculos afectivos que propicien un clímax de confianza entre los familiares. De otra parte, en el caso de detectar un delito, se debe denunciar siempre en la ODAC. Los números de ayuda en Canarias son el 091, mientras que en el ámbito nacional disponemos para la ayuda al menor con la Fundación ANAR; 900202010.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s