Cómo encontrar la inspiración en el siglo XXI

Es tan difícil hallar alguna pista que nos guíe a la hora de innovar en nuestro trabajo… En la mayoría de profesiones podemos actuar al respecto para cambiar el ciclo habitual de la rutina. Sin embargo, en la era digital en la que nos vemos inmersos, la sobreinformación afecta a gran parte de la población como un sedante. El famoso pintor español Pablo Picasso decía: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, ¿es cierto que el miedo nos impide avanzar?

El principio de un gran descubrimiento se encuentra en la materia que pasa desapercibida ante nuestros ojos

Desde la época de la antigua Grecia hasta la actualidad hemos vivido un constante cambio marcado por las musas y la innovación. Mucha gente se pregunta de donde nacen las ganas de crear algo desde cero o novedoso. La respuesta se halla en la observación de la historia. Los más famosos inventores como los hermanos Wright – que dieron el primer paso práctico efectivo sobre el mundo de la aviación –  son un ejemplo de la importancia de observar el entorno natural. El ingenio humano se basa en el continuo análisis de la naturaleza. Fue así el proceso previo para descubrir la bombilla de Edison y también para el teléfono de Meucci.

Sin ir más lejos, en la época modernista destaca en Barcelona el arquitecto Gaudí, que diseñó la mayoría del patrimonio cultural más emblemático de la Ciudad. Se inspiraba en las formas curvas de los peces. Su obsesión por el mundo marino era tal, que se vio reflejado en un modelo de arquitectura muy particular que más tarde otros reprodujeron.

KGNRWGWH.jpg
En las alturas del Parque Güell que diseñó Antonio Gaudí, Barcelona

¿Qué nos impide avanzar?

Numerosos autores explican el porqué del miedo y razonan sobre los límites que cada persona se fija a sí misma. El apasionante texto del médico colombiano Carlos Patiño Bucheli, recoge referencias de algunos escritores como el español Borja Vilasec, del que destaca su libro “El sinsentido común”. La obra del literato, alude a la falta que tenemos los humanos de una identidad propia, porque asumimos ciertos roles y comportamientos comunes a nuestro entorno social y grupo más allegado.

De otra parte, otros expertos aseguran que la aparición del miedo constituye un fenómeno evolutivo normal, puesto que advierte de situaciones de peligro. María Dolores Pérez Grande, en su estudio “El miedo y sus trastornos en la infancia”, ayuda a comprender  qué puede haber ocurrido cuando el miedo afecta en el desarrollo de las actividades normales de las personas y en la interacción social, al tiempo que establece pautas educativas para aumentar la seguridad en los niños y garantizar su autonomía, claves que a la larga, influyen a la hora de apostar por un proyecto y salir de la llamada zona de confort.

España se sitúa en el puesto 21 de la innovación en el marco de la UE

Según publicaba “La Vanguardia” en julio de este año: “ El último informe sobre indicadores de la innovación 2016 de la Comisión Europea apunta a un nuevo retroceso de España en este ámbito”. Son datos importantes si consideramos que la inversión en I+ D supone el grueso de un país, puesto que permite ser competitivo con el resto de países al generar crecimiento y una mayor productividad.

Para Antonio Pulido, director del Centro de Predicción Económica (CEPREDE), es más que eso: “Es también la garantía para incrementar el nivel de vida de toda la sociedad y perfeccionar el funcionamiento de todo tipo de instituciones, tanto en sus aspectos económicos como extra-económicos”. El problema no se debe tanto al capital humano e intelectual español, sino a que las personas más cualificadas del país se ven muchas veces forzadas a emigrar a otras regiones para que su trabajo y formación sea reconocido,  la denominada “fuga de cerebros”.

En la reciente organización de estudiantes españoles en la Universidad de Harvard se debatía este año  en una conferencia sobre los principales inconvenientes que se presentan en España para desempeñar una profesión. Aludieron a “ la escasez y precariedad de oportunidades laborales y la ausencia de meritocracia y transparencia en los sistemas de contratación pública, la escasa inversión en sectores especializados, la falta de financiación para el emprendimiento y las rigideces administrativas que ahogan la innovación.

¿Qué es innovar? Los avances más notorios de los últimos años

El proceso de digitalización ha transformado la sociedad a pasos agigantados en menos de treinta años y parece que hoy no existen límites para la innovación y el desarrollo. Alguno de los sectores que  más se están beneficiando son la medicina, la industria de los videojuegos, la cocina, la moda y el diseño. La impresora 3D es uno de los inventos que más aplicaciones está teniendo en las diferentes disciplinas. En la medicina las prótesis y otros elementos relacionados con la ortopedia se están generando de una manera más perfeccionista. Se investiga ahora acerca de la posibilidad de crear tejidos humanos para las intervenciones quirúrgicas que requieran trasplantes de órganos. Alguno de los más sencillos como la simulación de una vejiga ya se ha creado de forma sintética.

Por otro lado, en profesiones más artísticas como la moda o el diseño, se ha generado la oportunidad de crear ropa a medida de una forma más rápida y sencilla, al igual que se ha facilitado la producción de prototipos de una manera menos laboriosa. Los videojuegos intentan dar un salto de vértigo con el avance de la llamada realidad virtual, que permite una experiencia más completa y realista para el jugador.

De otra parte, en algo aparentemente tan simple como la cocina, las expectativas de los comensales de los restaurantes más reconocidos han cambiado en gran medida debido al desarrollo de la cocina molecular, que incluye técnicas ya normalizadas en la actualidad como: la cocción al vacío, el uso de nitrógeno líquido, los procesos de cristalización de algunos alimentos o las esferificaciones. También se investiga sobre la creación por ejemplo de carne de vaca sintética, es decir, a partir de químicos, pero que no implique matar al animal.

En este último ámbito, una de las fundaciones más importantes del terreno de la investigación es la creada por el considerado mejor cocinero del mundo, Ferrán Adrià, que cerraba su famoso restaurante El Bulli en 2011, para dedicar su vida al desarrollo de la innovación en España.

Entrevista en El Hormiguero a Ferrán Adrià: “Todo el mundo puede ser innovador”

 

Anticiparse al futuro y reformular el funcionamiento de las instituciones

Resulta crucial reestructurar el panorama que se avecina para los trabajadores de la cuarta década del siglo XXI. Los investigadores de la universidad de Oxford estiman que el 47% del empleo actual desaparecerá y que el 90% de las profesiones que permanezcan sufrirán alguna transformación y exigirán la adquisición de nuevas competencias. En la mayoría de las profesiones, según asegura la asesora de la Comisión Europea en competencias digitales, Silvia Leal, tendrán especial importancia los conocimientos en programación informática, tecnología y psicología, psiquiatría o sociología.

Por supuesto, el ámbito de la educación es uno de los que deberá adaptarse estrepitosamente a los nuevos cambios, no solo aplicando el uso de las tecnologías en las aulas, sino difundiendo conocimiento y formación acerca de ciberseguridad informática y tecnologías de la información y comunicación, algo de lo que carecemos siendo uno de los países con los índices más altos de posesión de ordenadores personales.

La gran incógnita más temida

Uno de los campos más estudiados es el de la robótica. En la revolución industrial, se sustituyó a gran parte del capital humano de las fábricas por máquinas. Este acontecimiento significó en su día un gran paso para la humanidad, pero generó poca aceptación sobre todo para aquellas personas que perdieron sus puestos de trabajo. De forma similar a la de la época, existen corrientes persistentes al cambio tecnológico, no solo por la complejidad que exige para el entendimiento, sino por la desadaptación que pueda experimentarse sobre un gran grupo social.

Se utilizan ya los robots de modo terapéutico para tratar el autismo y otras enfermedades que generen dependencia. Según el científico japonés creador de los “Geminoids” o robots de apariencia humana, Hiroshi Ishiguro, su pretensión a través de la investigación con robots es conocer aún más a los humanos. Además asegura, que en su opinión, contamos con la tecnología necesaria para una sociedad en la que convivamos con robots, aunque se deben ir incorporando mejoras de un modo progresivo.

El debate social entre los beneficios y los inconvenientes de una sociedad de estas características se vuelve más latente por los avances referentes a la inteligencia artificial y la repercusión de producciones cinematográficas como la serie británico- estadounidense “Humans”, que refleja de una manera sensacionalista la convivencia entre humanos y robots.

Enlaces de interés

El País: Harvard debate la fuga de talento español

Documental de RTVE: Animales que cambiaron la historia: La inspiración

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s